Páginas vistas la semana pasada

martes, 8 de septiembre de 2009

Las ventajas de realizarse el Test de VIH.


En la época previa al tratamiento antiretroviral de alta eficacia (HAART) aproximadamente entre los años 1981 y 1996 lo habitual era que el diagnóstico de infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana tipo 1 (VIH-1) coincidiera con la primera complicación oportunista indicadora de Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). La cifra de linfocitos CD4+ solía ser baja (<100-200 células/mm³) y la probabilidad de sobrevivir a los 12-24 meses era muy baja. Un diagnóstico precoz de la infección por el VIH-1 no representaba una ventaja apreciable puesto que la capacidad de los tratamientos para modificar la historia natural de la infección era escasa.
Con la introducción del HAART en el año 1996-1997 el panorama cambió radicalmente y poco a poco la esperanza de vida de una persona infectada por el VIH puede acercarse a la de la población general de su misma edad y sexo si consigue que su cifra de linfocitos CD4+ se mantenga elevada (mejor por encima de 500/mm³) de forma sostenida. Desgraciadamente cerca de la mitad de las personas infectadas por el VIH se siguen diagnosticando en estadios avanzados de la enfermedad y coincidiendo con un evento oportunista (infección o cáncer) y esta tendencia no muestra signos de mejoría a lo largo del tiempo. En esta situación la respuesta al HAART es peor, la mortalidad es más elevada y la probabilidad de alcanzar una cifra de linfocitos CD4+ por encima de las 500 células/mm³ queda por debajo del 50% a los 3-5 años de haber iniciado el tratamiento antiretroviral.
Los diagnósticos tardíos son más frecuentes en varones que han adquirido la infección por vía sexual (homo o heterosexual) y en personas de edad avanzada. Dadas las ventajas para el propio individuo (y también para la salud pública) de un diagnóstico precoz debe aconsejarse y facilitarse que toda persona que lo desee, pueda realizarse un test para el VIH y ello es particularmente importante si esta persona en algún momento de su vida ha tenido alguna práctica de riesgo o ha desarrollado alguna complicación médica menor que pudiera hacer sospechar la presencia de una infección subyacente por el VIH-1. En mi opinión el test debe realizarse tras consultar con algún profesional de la sanidad que pueda aconsejar acerca de su conveniencia y ayudar en la interpretación de los resultados. Además, en el caso de resultar positivo debería ponerlo en contacto con un centro especializado para poder confirmar el resultado y eventualmente considerar el inicio del tratamiento antiretroviral, que cada vez se aconseja con mayor precocidad.

Jose Mª Gatell

Jefe de la Sección de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínic de Barcelona.

1 comentario:

lua dijo...

lA FUENTE DE ESTA ENTRADA ES INFOSIDA.