Páginas vistas la semana pasada

miércoles, 21 de enero de 2009

Veteranos en la lucha.


José Colón y su pareja Anselmo. Edward Shaw.

El día en que Edward Shaw se enteró que era VIH positivo, se fué del trabajo a su casa y nunca más regresó.


"Nadie supo por qué me fuí. Años más tarde me reencontré con colegas que me preguntaron, ¿qué fué lo que pasó, por qué nunca más volviste?"


Era Agosto de 1988, y en aquel entonces, el VIH/SIDA era un tema del que sólo se hablaba a puertas cerradas.


El estigma era muy fuerte, recordó Shaw, y él no quería que nadie se enterara de su enfermedad.


"Ser diagnosticado con el virus era una sentencia de muerte. Yo pensé que iba a morir en cuestión de semanas" dijo Shaw.


Este año Shaw cumplió 67 años de edad y él sigue en pié y muy activo como director de la asociación de Nueva York para e VIH/SIDA después de los 50.


Shaw es parte de la generación que vivió la primera etapa de la epidemia, cuando se sabía poco o nada sobre la enfermedad y muchos de los que tenían VIH/SIDA se recluían en sus casas para no sentirse discriminados.


Hoy, aquellas personas que sobrevivieron dijeron que esa época les dejó varias cicatrices: perdieron amigos, sufrieron el rechazo de familiares y conocidos, y creyeron durante mucho tiempo que estaban al borde de la muerte.


Pero envejecer con VIH/SIDA les enseñó que es posible llevar una vida productiva y gratificante, aún contra todo pronóstico.


"Yo creo que les ha pasado a otras personas con enfermedades, y no sé si debería decir esto, pero a mí el VIH/SIDA me ha hecho mejor persona" dijo el activista puertorriqueño José Fernando Colón, que le encontró un sentido a la vida al asumir un compromiso social y comunitario de luchar por los derechos de las personas con VIH/SIDA.




Faltan campañas preventivas para adultos mayores.




Muchos adultos mayores con VIH/SIDA tambien dijeron que envejecer con la enfermedad les abrió los ojos a otra realidad: aún se le presta muy poca importancia al tema del VIH/SIDA en la vejez.


Según varios entrevistados, la gente asume que los adultos mayores ya no tienen conductas que los puedan poner en riesgo de contraer la enfermedad.


"Nosotros todavía tenemos sexo, y el riesgo de contraer la enfermedad existe", dijo Shaw. "La gente piensa que estamos sentados en nuestras mecedoras mirando a los pájaros volar a través de la ventana, y no es así".


Incluso en el consultorio médico se les pregunta poco a los pacientes mayores sobre su conducta sexual, dijeron los entrevistados.


"Hay pocas campañas dirigidas a la prevención del VIH/SIDA entre los adultos mayores. Y muchas veces, cuando la mujer va a ver a su doctor y está en la menopausia, ellos no le preguntan sobre su conducta sexual, si es que antes le preguntaban."


Tampoco es común que los médicos les pregunten a sus pacientes mayores si ellos se hicieron la prueba del VIH. Y muchos pacientes, por falta de información, piensan que si tuvieran VIH sus doctores se lo dirían.


El avance de los tratamientos antirretrovirales posibilitó a las personas con VIH/SIDA prolongar su expectativa de vida. Por este motivo, según los especialistas, se espera que el número de adultos mayores con la enfermedad aumente con los años.


En Estados Unidos, el 25% de las personas con VIH tienen más de 50 años de edad, según cifras gubernamentales del 2006, lo equivalente a 280.000 personas.


La mayoría son personas que vivieron más años gracias a los tratamientos.


"La gente no está muriendo de SIDA como antes por los tratamientos antirretrovirales, y yo soy el ejemplo de ello", dijo Edward Shaw. "Por lo menos en Nueva York, algunos especialistas dicen que para el 2010, la mayoría de las personas infectadas con VIH/SIDA van a ser adultos mayores."


De las nuevas infecciones registradas en Estados Unidos, sólo el 10% fueron entre personas mayores de 50, según centros para el control y prevención de enfermedades.


Aún cuando el nuevo número de adultos mayores infectados es bajo, hacen falta cmapañas preventivas para que los adultos mayores usen protección cuando tienen sexo y no compartan jeringas si usan dorgas, ya que si se infectan a una edad avanzada, el virus se infiltra de una manera más rápida y tiene un efecto devastador en el sistema inmunitario, dijo Shaw.


También falta más información sobre los efectos que la enfermedad y los medicamentos tienen a largo plazo, según el activista José Fernando Colón. Colón de 56 años de edad se enteró en 1992 de que es VIH positivo y luego contrajo SIDA.


Con los años su condición empeoró: tuvo un ataque al corazón, es diabético, tiene osteoporosis avanzada, una obstrucción pulmonar crónica y dermatitis atópica, una condición que le produce picor en todo el cuerpo.


"Puede ser que tenga esto por los efectos secundarios de los medicamentos", dijo Colón, quien toma 12 pastillas por la mañana, 3 al medio día y 12 por la noche.


Como activista y director de la asociación no gubernamental Pacientes de SIDA pro políticas Sanas, Colón ha luchado por los derechos de las personas con VIH/SIDA desde hace tres décadas.


Uno de sus objetivos es alertar a los adultos mayores sobre el riesgo de contraer la enfermedad y sobre la importancia de hacerse la prueba del VIH, ya que cuanto antes se enteren de que lo tienen, antes comienzan el tratamiento y viven más años.


A Colón también le preocupa el hecho de que las personas mayores que están casadas creen que no necesitan hacerse la prueba o protejerse.


Dijo que ve muchos casos de mujeres casadas que son onfectadas por sus maridos que les fueron infieles. Y en Puerto Rico, donde aún son muy machistas los hombres, es difícil que ellas aborden este tema en sus hogares.


"¿Cómo una mujer casada mayor va a negociar el uso del condón con su marido?", se pregunta Colón.


Dijo que ya denunció repetidas veces que se necesita más información y campañas preventivas para las personas mayores de 50.


Sin embargo Colón dijo que a día de hoy, no se ha hecho ni un anuncio para personas mayores de 50 años en Puerto Rico.






Fuente: Federica Narancio de "La voz de América".








7 comentarios:

Tere dijo...

La mayoría de la gente vive aturdida por sus responsabilidades,agobiadas por el trabajo,familia,etc y se apuntan a los "días de..." con los correspondientes símbolos,lacitos,palabras adecuadas,etc,pero,en realidad huyen de las noticias tristes,complicadas,sobre enfermedades,detalladas porque quieren,necesitan distraerse de su cotidianidad,cuando llega el problema todo el mundo nos ponemos las pilas,que si el cáncer,el sida o cualquier enfermedad,¡siempre demasiado tarde!.
Es tan importante esta entrada que habeis hecho que muy pocos lo pueden imaginar,ojalá lo intuyan y se detengan a leerla,el sida está a la vuelta de la esquina,no es cuestión de colectivos sociales, es el resultado de prácticas sexuales,no tiene edad,no tiene condición social,no tiene sexo...es una enfermedad que puede ocurrirle a cualquiera.
Ahora se suele decir que hay tratamiento y la gente se queda tan tranquila,como una diabetes,como cualquier enfermedad crónica y no,no es como cualquier enfermedad,esta idea hace que todos se relajen,que relativicen su peligrosidad.
Estaría bien que se hiciera publicidad,si alguien tiene ánimo para oír sobre enfermedades,que las consecuencias de ese tratamiento van minando el hígado,los riñones,el estómago,los huesos,que se llegan a tomar más medicaciones para los efectos secundarios que para el propio virus.
Hay una web muy completa que informa sobre todo esto.

http://gtt-vih.org/

Saludos

Lúa dijo...

Gracias Tere por dejar este maravilloso comentario, la verdad es que muchas personas dan la espalda a muchas enfermedades, por miedo supongo; pero cuánto mejor no podría ser la vida con un diagnóstico temprano???
un beso.

Meninheira dijo...

Cuánta razón!! si entre la población joven existe una gran ignorancia ¡¡cuán mayor será en la población de más edad!!

Un biquiño

Thiago dijo...

Tambien has cambiado este, no? que envidia, jaaj

bezos

SOMMER dijo...

Eran otros tiempos. Afortunadamente ahora las cosas parece que son distintas.
Recemos para que así sea.

Abrazos. Interesante blog.

Stanley Kowalski dijo...

Estupendo post, ojalá le abra la cabeza a los que aún no se dieron cuenta que a su alrededor hay gente que sufre.

Un abrazo.

Mar dijo...

Un post muy bueno y si creo que deberia haber mas información dirigida a las personas mayores.

Besitosssssssssss