Páginas vistas la semana pasada

viernes, 30 de enero de 2009

SIDA Y HEPATITIS

MAS DE LA MITAD DE LOS PACIENTES SEROPOSITIVOS OPTA POR NO TRATARSE HASTA LA APARICIÓN DE LOS SÍNTOMAS.

XI Edición del Simposium "Por un mundo sin VIH", en Sitges.

Raquel Gonzalez Arias

Unos 600 profesionales vinculados al manejo del paciente seropositivo se dieron cita el pasado 9 de abril en Sitges para asistir a la XI edición del simposium "por un mundo sin VIH", encuentro en el que anualmente se debaten las ultimas novedades para el tratamiento de esta enfermedad y se exponen los resultados presentados durante la Conferencia de Retrovirus e Infecciones Oportunistas, reunión que tiene lugar a principios de año y cuya sede, en esta ocasión, ha sido San Francisco.

El 60% de los pacientes seropositivos sólo acude al médico en busca de tratamiento cuando aparecen las complicaciones. Así lo puso de manifiesto el doctor Jose Maria Gatell, jefe del servicio de infecciones del Hospital Clínico de Barcelona y coordinador del simposium "Por un mundo sin VIH", celebrado el 9 de abril en Sitges. Según afirmo, más de la mitad de los pacientes da la espalda al tratamiento al conocer su diagnostico, actitud que responde bien a una negación de la enfermedad bien a un desconocimiento de las terapias actualmente disponibles. Esto conlleva el que pase una media de cuatro a cinco años hasta que se decida a buscar la ayuda de un especialista y, por ende, a ser tratado. De esta forma, gran parte de los pacientes que llega a la consulta está en fase avanzada de la enfermedad. Para este experto, "es fundamental que el paciente sea tratado lo antes posible, debe ser que, en estos momentos, las nuevas terapias pueden hacer mucho por él".

Avances terapéuticos

El doctor Calvin Cohen, director de investigación en la Community Research Iniciative of New England y en la Harvard Vanguard Medical Associates, hizo referencia a los principales avances acaecidos en el tratamiento del VIH en los últimos años, entre ellos, al uso de inhibidores de la proteasa potenciados y a la aparición de una nueva clase terapéutica, los inhibidores de la fusión, que han incrementado notablemente las expectativas de rescate de aquellos pacientes cuyos virus han desarrollado resistencias.
"Hemos aprendido a base de errores", reconoció este experto, aludiendo a las distintas estrategias terapéuticas que se han venido utilizando en el manejo de estos pacientes y que no siempre con el tiempo han demostrado ser las mas acertadas. Aseguró sin embargo, que "hoy, podemos conseguir en el 80-90 % de los casos que diagnosticamos una esperanza de vida muy similar a la de una persona normal. No disponemos de tratamientos que curen la enfermedad, pero si de tratamientos que la convierten en crónica".
Otros avances, en este sentido, han sido la simplificación de las pautas terapéuticas y la mejor tolerabilidad de los fármacos.

Conductas de riesgo
La cronicidad del VIH supone un arma de doble filo, por un lado, mejora el pronóstico de los pacientes, por otro lado, en opinión del doctor Gatell, "ha hecho que gran parte de la población, principalmente los más jóvenes, le haya perdido el miedo ala infección y haya relajado su comportamiento, asumiendo riesgos de los que hace años de hubiera protegido".

En términos generales, el doctor Gatell señaló que , es estos momentos, el 50 % de la población seropositiva española ha adquirido la infección como consecuencia del consumo de drogas por vía parenteral; otro 25% se corresponde a la población masculina que ha sido infectada al mantener relaciones homosexuales no protegidas; y el 25 % restante son hombres y mujeres que se han contagiado durante una relación heterosexual sin protección. Estos porcentajes, no obstante, pueden cambiar y, de hecho, como advirtió el doctor Gatell, es la transmisión entre población heterosexual la que más esta aumentando en los últimos años.

"Supervirus"

con respecto a la polémica surgida en torno a la aparición de "supervirus" del VIH, el doctor Gatell aseguró que éste "es tan sólo un mero titular de prensa" que hace referencia a dos hechos de sobra conocidos: la transmisión de una persona a otra de un virus que ya ha desarrollado resistencia y una evolución de la enfermedad más rápida de lo habitual en el 5-10 % de los casos. Lo que se ha dado a conocer como "supervirus", "término que no utilizamos en la comunidad científica, pero que sí ha aparecido en los medios de comunicación", subrayó, no es más que la conjunción de ambas situaciones en un mismo caso.

Para el doctor Cohen, este caso debe ser interpretado como "el recordatorio de que si bien hoy podemos controlar el virus, no por ello ha dejado de ser peligroso, sobre todo, cuando aparecen resistencias".


MANEJO DE LAS HEPATITIS C EN EL PACIENTE SEROPOSITIVO

Datos a nivel mundial muestran que un tercio de los pacientes portadores del VIH presenta coinfección por el virus de la hepatitis C. Como señalo el doctor Gatell, "a medida que los últimos tratamientos logran alargar la vida de las personas enfermas con VIH, aparecen otros problemas, como es el caso de la coinfección por VIH-VHC".

Antes de la era HAART (terapia antiretroviral de alta eficacia), el virus de la hepatitis C no suponía un problema, puesto que la mayoría de los pacientes fallecía antes de que esta patología evolucionara.
Hoy, sin embargo, el virus de la hepatitis C es la primera causa de mortalidad en pacientes seropositivos.

Como señalo durante su intervención en el Simposium el doctor Jürgen Rockstroch, presidente del Grupo de Trabajo Clínico Alemán en Sida en la universidad de Bönn,"la progresión a cirrosis es más rápida en los pacientes seropositivos".

Además, la hepatitis C "aumenta el riesgo de la hepatotoxicidad de los antirretrovirales", por todo ello, insistió en la necesidad de tratar la hepatitis C en pacientes coinfectados por VIH, subrayando el estudio APRICOT, publicado en el New England Journal of Medicine, el cual demostró que, utilizando el tratamiento combinado interferón pegilado y ribavirina, "si bien los resultados no son tan buenos como en pacientes monoinfectados por VHC, se pueden llegar a alcanzar tasas de curación de alrededor del 40 %".
Precisamente, partiendo de este estudio la Comisión Europea decidió dar luz verde a esta combinación para el tratamiento de la hepatitis C crónica en los pacientes coinfectados por el VIH en estado clínico estable. La duración del tratamiento es, en estos casos y con independencia del genotipo, 48 semanas. En este sentido, cabe destacar que la semana doce es un predictor de respuesta al tratamiento de casi el cien por cien, de tal forma que si en ese momento no ha habido respuesta, los expertos consideran que no tiene sentido continuar la terapia.
El estudio, también puso de manifiesto que "el interferón pegilado tiene su propia actividad anti VIH, lo que conlleva el que no tengamos que preocuparnos por complicaciones asociadas al virus de la inmunodeficiencia humana".
Entre los retos que apuntó este experto, hizo referencia al genotipo 1 del VHC, puesta que es este subgrupo del estudio APRICOT el porcentaje de curación fuel del 29 %, muy por debajo de la media.
En cualquier caso, matizó, que "todos los pacientes fueron tratados con 8 miligramos de ribavirina, dosis substandar en el tratamiento de la monoinfección y, por tanto, creo que debemos esperar a conocer los resultados de los estudios como el PRESCO, en el que se emplean dosis más altas de ribavirina".
miércoles, 24 de octubre de 2007

Fuente: Asociacion Española de Enfermos de Hepatitis C
www.aehc.es

3 comentarios:

Menda dijo...

¿No tratarse?, madre mía, pues hacen muy mal, bajo mi de vista.

Un saludo.

Lúa dijo...

La conjunción VIH/VHC en pacientes debe ser estrictamente cuidada y controlada.
Besos.

Mar dijo...

Pues deberian cambiar el "chip" ya que un tratamiento evitaria sufrimiento innecesario.

Besitosssssssssssss