Páginas vistas la semana pasada

domingo, 9 de noviembre de 2008

Manejo de los problemas sexuales.


Si bien los problemas sexuales (por lo general conocidos como disfunción sexual) pueden afectar a cualquier persona, las personas que viven con VIH resultan particularmente afectadas. La pérdida del impulso sexual puede tener un impacto significativo en la calidad de vida y en los sentimientos de autoestima de las personas; igualmente, puede contribuír a generar problemas emocionales como la ansiedad y la depresión.

Los problemas sexuales son habituales en épocas de estrés, por ejemplo, cuando una persona es diagnosticada como serpositiva. Ello puede dar inicio a un período de choque emocional, preocupaciones y escepticismo en el que el apetito y la capacidad sexual se ven afectadas negativamente. De igual manera, cuando se asocia de manera negativa el VIH (una infección potencialmente peligrosa para la vida) con el sexo, pueden producirse problemas sexuales. También otras cuestiones cotidianas como, por ejemplo, las dificultades para relacionarse o para trabajar o encontrar empleo pueden afectar al deseo y a la capacidad sexual. Tienes la posibilidad de solicitar ayuda si notas que estos problemas no se resuelven.

El consumo excesivo de alcohol y de drogas recreativas puede también disminuir tanto el deseo como la capacidad de practicar sexo.

Muchos de los fármacos que se utilizan para el tratamiento de la depresión como, por ejemplo, la fluoxetina (Prozac) o la paroxetina(Seroxat) pueden afectar a la función sexual. Además, se ha demostrado que el estimulante del apetito megestrol 6 acetato (Megace) ocasiona una pérdida de la libido.

Con frecuencia, la disfunción sexual puede también deberse a una disminución de los niveles de testosterona(hipogonadismo) que a su vez puede producir fatiga tanto en hombres como en mujeres. Se han detectado niveles de testosterona por debajo de lo normal en personas con una infección por VIH en fase avanzada, lo cual puede estar ocasionado directamente por el VIH o por una mala salud crónica.

Muchos hombres se someten a un tratamiento de testosterona para aliviar este problema. Los hombres que utilizan la terapia de sustitución de testosterona suelen incrementar su masa muscular, al tiempo que experimentan un refuerzo emocional y un aumento de la libido.

El VIH puede ocasionar en los hombres impotencia o la incapacidad de tener o mantener una erección al dañar los nervios responsables de ésta(una afección conocida como neuropatía autónoma). Del mismo modo, los fármacos del VIH que ocasionan neuropatías, tales como ddl (didanosina, Videx/Videx EC) y d4T (estavudina, Zerit), pueden ocasionar pérdida de la sesibilidad de la zona genital, lo cual puede dificultar el mantenimiento de la erección. También existe evidencia de que los inhibidores de proteasa, en particular aquellos que se potencian con ritonavir, pueden ocasionar disfunciones sexuales como la impotencia.

No hay que avergonzarse si no te sientes satisfech@ con tu capacidad o tu actividad sexual. Puedes probar a hablar con tu pareja o con una persona cercana de confianza acerca de lo que sientes y experimentas. Tu médico del VIH puede ayudarte a derivar tu caso a un@ especialista, consejer@, o asesor@ de salud. Si los problemas sexuales están siendo ocasionados por un medicamento, es posible que puedas cambiarlo por otro que no tenga esos efectos secundarios. También es posible que tu médic@ ueda derivarte a un@ consejer@ del VIH con el que puedas hablar abiertamente de tus preocupaciones y problemas. En otros casos podría ser apropiado derivarte a unos servicios especiales de salud mental del VIH.

Las medicinas también pueden ayudarte. Sildenafilo (Viagra), tadalafilo(Cialis) y vardenafilo(Levitra) son pastillas utilizadas para tratar la impotencia que funcionan incrementando el flujo sanguíneo en el pene y haciéndolo más sensible al tacto. Sin embargo, estos fármacos deben emplearse con cuidado en personas que toman inhibidores no análogos de nucleósido(ITINN) o inhibidores de la proteasa(IP), el antimicótico ketoconazol(Fungarest, Panfungol), el itraconazol(Sporanox, Canadiol) o el antibiótico eritromicina(varias marcas comerciales). Las personas que toman la dosis completa de ritonavir (Norvir) no deben emplear estos fármacos, pues ello podría poner en riesgo su salud. De igual modo, no debe utilizarse bajo ninguna circunstancia el "poppers" (nitrato de amilo, líquido euforizante utilizado habitualmente durante el acto sexual) cuando se toma Viagra, Cialis o Levitra, pues ello puede ocasionar peligrosas bajadas de tensión.

Puedes solicitar a tu médico intercambiar impresiones sobre las diferentes alternativas para abordar tus problemas sexuales.
Grupo de trabajo sobre tratamientos de VIH(gTt)
C/ Sardenya, 259 3º 4ª.
08013 Barcelona.
tel: 932 080 845

5 comentarios:

Thiago dijo...

Todo esto esta muy bien y conviene saberlo, cari...
bezos

lua dijo...

gracias vida!

Xoaniña Rosmona dijo...

Interesante post,como todos los que pones.
Y que quede claro que somos doss!!!!jejejeje!!
Bicos a tos y a mi luiña en especial

lua dijo...

eso, eso que somos dos mujeres diferentes pero estupendas!!!! bicos

Meninheira dijo...

No, sé, no sé, ainda non o teño moi claro hahahahaha