Páginas vistas la semana pasada

lunes, 27 de octubre de 2008

El sexo y yo.

  • En ocasiones puede producirse un cambio en la manera de abordar el sexo cuando las personas descubren que tienen el VIH, aunque ello no ocurra en todos los casos necesariamente. Podría suceder que tu interés sobre el sexo disminuya o desaparezca por completo por un tiempo o de manera continua; pero también podría ocurrir exactamente lo contrario. Estas circunstancias pueden deberse a las fluctuaciones naturales del apetito sexual que una persona debe estar preparada para manejar. De otro modo, podrían ocasionar problemas y ser fuente de infelicidad o incluso interferir con otros aspectos de su vida.
    Cuando alguien descubre que tiene VIH, es posible que se sienta diferente respecto a sí mismo. La experiencia puede ser tan traumática como para ocasionar una suspensión de la actividad sexual, al menos temporalmente. Algunas personas, al saber que tiene VIH, se sienten menos atractivas física y sexualmente y pierden confianza para llevar a cabo citas amorosas o para entablar relaciones sexuales.

    Las personas que tiene VIH pueden abrigar actitudes muy negativas hacia ellas mismas y hacia el sexo. Podrían sentirse culpables por la manera en que practicaron sexo, o por el sexo que practican, y preocuparse por el riesgo de infectar a otras personas con una enfermedad que es potencialmente mortal y que causa estigma, o sentir rabia hacia la persona o personas a las que hacen culpables de que se hayan infectado.

    Un diagnóstico de VIH puede también aumentar los sentimientos negativos con respecto a la propia identidad. El VIH se ha utilizado como arma política y moral para criticar y estigmatizar a los grupos que han sido los más afectados, como los gays y las personas usuarias de drogas inyectables.

    Es importante recordar que el VIH es una infección que NO DEBE IMPLICAR NI UN JUICIO MORAL NI UN CASTIGO.

    También es común la ansiedad que se siente de poder infectar con VIH a las parejas sexuales y ello puede ocasionar una disminución del apetito o de la capacidad sexual.

    También puede generar ansiedad tener que explicar que se tiene VIH a las parejas sexuales, tanto las del pasado como las actuales o las que podrían serlo en un futuro. Ësta puede ser una tarea desalentadora y es necesario que decidas si quieres o no quieres explicarlo y a cuántas de tus parejas.

    Piensa cómo y cuándo vas a explicarle a la gente que tienes VIH y cómo vas a reaccionar si alguien te rechaza. A pesar de que muchas personas con VIH mantienen relaciones de larga duración con sus parejas seronegativas o relaciones con parejas ocasionales, lo cierto es que mucha gente rechaza a las personas con VIH. Esto puede ser doloroso(y en ocasiones podría incluso poner en riesgo tu seguridad personal) y por ello es importante que desarrolles una estrategia que te permita enfrentarte a esta circunstancia cuando se produzca.

    Muchas personas con VIH tiene parejas seronegativas. Muchas parejas pueden practicar sexo con protección en todo momento, pero para otras resulta difícil o imposible y sin embargo están dispuestas a aceptar el riesgo de la pareja no infectada a contraer el VIH. En ocasiones los desequilibrios de poder en una relación pueden hacer que aunque uno de los miembros de la pareja quiera hacer sexo más seguro, el otro insista en no utilizar condones.

    El VIH puede también ocasionar una pérdida de la intimidad sexual en una relación. Cuando esto ocurre, puede ser muy valioso encontrar otras maneras no sexuales de disfrutar de la intimidad.

    Algunas personas con VIH escogen mantener relaciones sexuales únicamente con otras personas que también tienen VIH. Esto puede ser motivado por el deseo de no poner en peligro de infección del VIH a la pareja. Otras veces puede deberse a un deseo de practicar sexo sin protección con otras personas seropositivas. Este tipo de práctica puede ser placentera e íntima, pero existen algunos riesgos de salud como las enfermedades de trasmisión sexual, la infección de las hepatitis B y C y la posible reinfección con una cepa del VIH distinta.

    No hay por qué avengorzarse si no te sientes satisfecho con tu actividad o tu capacidad sexual.

    Puedes probar a hablar con tu pareja o con una persona cercana de confianza acerca de lo que sientes y experimentas.



    "Montárselo en Positivo"

    Grupo de trabajo sobre tratamiento del VIH(gTt)

    Tel: 932 080 845

    http://www.gtt-vih.org/

5 comentarios:

Meninheira dijo...

Que bonita é a estatua!!
Onde é?

Di dijo...

Algunos están tan influenciados por las informaciones que se dieron en los primeros años del comienzo de la enfermedad que tienden a demonizarla. Hoy en día está imagen se está rompiendo aunque aún queda mucho camino. Saludos!

Suso Lista dijo...

Todo canto sea millorar as calidades de vida, sempre é positivo. Sempre hai que estar loitando.

lua dijo...

boas, a estatua esta en Corea do Sur, e trátase dun parque íntegramente adicado ao sexo, moi fermosos, bicos.
Di, falta hace que se termine de una vez por todas con los tabúes, pero queda mucho camino por andar.
Suso, sempre, sempre, bicos!

Xoaniña Rosmona dijo...

El sexo es algo que cada uno debe vivirlo y sentirlo como quiera, con total libertad.
Por cierto, tinene razón meninheira, la estatua está muy bien
Saludos!!