Páginas vistas la semana pasada

martes, 30 de noviembre de 2010

La ONU ve posible una generación de niños libre de sida con mayores esfuerzos.


La ONU cree posible una generación de niños libre de sida en 2015 siempre que la comunidad internacional refuerce el acceso universal a los tratamientos para combatir el VIH y mejore la protección social incrementando la lucha contra la marginalización.


El director ejecutivo del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef), Anthony Lake, presentó hoy el quinto informe de la institución sobre infancia y sida, en el que señala que cada año nacen en el mundo 370.000 niños con el virus VIH.

"Lograr ese objetivo depende de llegar hasta los miembros más marginados de la sociedad", aseguran los expertos de la ONU, que también señalan que millones de niños se han beneficiado ya de los progresos en la lucha contra esa enfermedad, pero siguen siendo las mujeres y los niños quienes sufren mayores desigualdades sociales y económicas.

"Para que haya una generación libre de sida hay que hacer mucho más y que se beneficien las comunidades más vulnerables", señaló Lake al presentar el documento.

Indicó que "cada día casi mil niños nacen en el África subsahariana infectados por el VIH, trasmitido por sus madres", y que los nuevos tratamientos existentes benefician tanto a las mujeres embarazadas como a sus hijos.

Según datos de la ONU, durante 2009 en los países de ingresos bajos y medianos el 53% de las mujeres embarazadas e infectadas se beneficiaron de tratamientos con antiretrovirales para prevenir la trasmisión madre a hijo, frente al 45% de 2008.

En el caso de Latinoamérica y el Caribe, el 57% de mujeres embarazadas que tenían el virus VIH recibieron tratamiento en 2009 frente al 29% de 2005.

El acceso a esos tratamientos mejoró especialmente en los países del sur y el este de África, en donde beneficiaron al 68% de las afectadas.

La directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, subrayó por su parte en un comunicado que disponen de datos para creer que la eliminación de la transmisión del virus de madre a hijo "es posible, sobre todo con una mayor prevención entre mujeres y madres".

El sida es una de las enfermedades que causa más muertes entre mujeres en edad reproductiva de forma global y también una de las causas de mortalidad maternal en donde es epidemia generalizada, y así en la región del África subsahariana el 9% de los fallecimientos maternos se atribuyen a esa enfermedad y al virus VIH.

Así, el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, informó que cada año nacen unos 370.000 niños con el virus del VIH, al tiempo que subrayó que "cada una de esas infecciones se puede prevenir".

"Tenemos que poner fin a que las madres mueran y a que sus hijos se infecten con el VIH", dijo Sidibé, quien consideró que en 2015 "puede ser virtualmente posible eliminar la transmisión de madres a niños" de ese virus.

Según datos de la OMS, en los países de ingresos bajos y medianos el número de niños menores de 15 años que reciben tratamientos antiretrovirales inmediatos ha pasado de 275.300 en 2008 a 356.400 en 2009, lo que supone el 28% de los 1,27 millones de niños que se estima pueden necesitarlos.

En ese año sólo el 6% de los niños con esa enfermedad recibió servicios diagnósticos y cobertura médica, indicó el organismo internacional y recordó que "sin tratamiento, la mitad de los niños infectados mueren antes de cumplir dos años".

El mayor acceso a los tratamientos ha hecho que la población entre 15 y 24 años con sida haya pasado de 5,7 millones de personas en 2001 a 5 millones en 2009, aunque hay nueve países, todos ellos africanos, en los que al menos uno de cada veinte jóvenes tiene VIH.

De esos cinco millones de jóvenes infectados con ese virus, 250.000 son latinoamericanos y caribeños, siendo 120.000 las chicas afectadas y 130.000 los varones.

Según datos del organismo, las mujeres menores de 25 años son las que en muchos países tienen más riesgos de sufrir la infección, pues el 60% de los jóvenes con el virus VIH son mujeres, y en África subsahariana llega a ser el 70% de los afectados.

Por su parte, la directora general de la Unesco, Irina Bokova, insistió en la necesidad de superar la brecha de la desigualdad de género, ya que las mujeres y las niñas adolescentes tienen más riesgos de sufrir la enfermedad.

Para ese organismo lograr que haya una generación libre de sida significa eliminar las desigualdades que alimentan la epidemia y proteger a quienes sufren más riesgos mediante iniciativas sociales y programas de educación e información en las escuelas sobre la prevención del VIH.

No hay comentarios: