Páginas vistas la semana pasada

martes, 22 de junio de 2010

Varias.


TAR para transmisión vertical y lactancia en madres VIH+.


En este mismo número también se publica otro trabajo en el que se pone de manifiesto que todos los regímenes de TAR durante la gestación y hasta seis meses después del parto se traducen en altas tasas de supresión virológica con un índice de transmisión vertical del 1,1 por ciento.
Roger Shapiro, de la Universidad de Harvard, ha indicado que "ésta es la menor tasa de transmisión madre-hijo registrada en un estudio en África entre niños con lactancia materna".
El trabajo ha comparado la supresión del VIH en la madre durante la lactancia en mujeres que recibieron uno de los tres regímenes terapéuticos. Se incluyeron 730 mujeres infectadas que iniciaron la TAR en el tercer trimestre de la gestación. Casi todas las mujeres registraron supresión del virus durante el parto y se mantuvo indetectable durante la gestación. Los tres regímenes empleados fueron: zidovudina, lamivudina y abacavir; zidovudina, lamivudina y lopinivir/ritonavir; y zidovudina, lamivudina y nevirapina. El Gobierno de Botsuana administró los fármacos. Todos los grupos de tratamientos se mostraron eficaces en la supresión del virus y fueron bien tolerados.
Según los autores del trabajo, se trata de datos esperanzadores, puesto que en África las madres infectadas por el VIH no tenían opción de amamantar a sus hijos y el empleo de leche artificial, además de no ser accesible por el precio, no reduce la morbimortalidad infantil ni ofrece la protección de la leche materna.
Teniendo en cuenta estos resultados, la OMS recomendará en las guías de prevención estas pautas terapéuticas en madres infectadas que amamanten, sobre todo las que estén en las primeras fases de la infección.


La generalización de la serología del VIH, una solución al diagnóstico tardío.


La epidemia de sida "está descontrolada en todo el mundo, siguen apareciendo nuevos casos y el diagnóstico continúa siendo tardío". Con esta claridad meridiana se ha expresado Antonio Antela, presidente del XIII Congreso Nacional sobre Sida, cuando ha justificado el lema de esta reunión científica: Adelántate al sida. Más de mil personas asisten en Santiago de Compostela al congreso que estos días celebra la Sociedad Española Interdisciplinaria sobre Sida (Seisida) con el patrocinio, entre otras instituciones, del Ayuntamiento de la capital gallega.
Los guarismos que manejan los organizadores evidencian que es preciso redefinir las políticas de prevención y detección precoz: se estima que en España viven con el VIH entre 120.000 y 150.000 personas. Además, se calcula que hay un 30 por ciento adicional que desconoce su situación. Por otro lado, entre un 30 y un 40 por ciento de los diagnósticos se producen de forma tardía.
En el estudio realizado por la red de investigación de sida, que analizó a 3.000 pacientes, se tomó como criterio para definir diagnóstico tardío que el enfermo tuviera menos de 200 linfocitos CD4 o desarrollara una enfermedad definitoria de sida en el año posterior a la detección del virus.
Con este criterio se llegó al 35 por ciento, "pero si se ampliaba a menos de 350 CD4, que es donde se sitúa la actual definición europea de diagnóstico tardío, alcanzaba el 48 por ciento", ha precisado Antonio Antela, que ejerce en la Unidad de VIH del Servicio de Medicina Interna del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS).
El sida lleva ventajaEl diagnóstico precoz, junto con la lucha por la integración y la normalización de los portadores del VIH, es ahora una estrategia prioritaria para el control del VIH y del sida: "Mientras no consigamos mejorar nuestras políticas de prevención y diagnóstico precoz, tendremos que admitir que el VIH nos sigue llevando ventaja". Es un paso lógico cuando se propugna el tratamiento temprano; de hecho, en personas con enfermedades concomitantes se tiende a iniciar el tratamiento cuando tienen entre 350 y 500 CD4.
Las principales causas para la no detección de la infección en una fase temprana son que la población no se siente vulnerable y el largo período asintomático. La prevención ha funcionado en los usuarios de drogas por vía parenteral, grupo en el que se ha reducido la aparición de nuevos casos, pero no ha sido así en la transmisión por vía sexual, homosexual o heterosexual.
Las relaciones sexuales no protegidas constituyen la principal vía de transmisión: "La gente no se siente vulnerable, continúa pensando que es una enfermedad de determinados grupos y ya no tiene tanto miedo; se cree que la infección por VIH se ha controlado. Por otra parte, es muy difícil cambiar las costumbres sexuales de una población", ha asegurado Antela, quien es partidario de normalizar la serología del VIH y proponerla a todas las personas sexualmente activas, entre los 14 y los 65 años.
Europa, heterogéneaLos Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta, en Estados Unidos, han implantado esta medida (OPT-out) para intentar controlar la epidemia. Los profesionales que colaboran bajo el paraguas de "VIH en Europa" intentaron promover una iniciativa similar en nuestro continente, pero la situación entre los distintos países es tan heterogénea desde la perspectiva del tratamiento que se optó por proponer la prueba a las personas que presenten manifestaciones clínicas que sugieran una infección por VIH.
Antela ha insistido en que hay que actuar para detectar la infección en las primeras fases por dos razones fundamentales. La primera es que el paciente puede beneficiarse antes de los avances terapéuticos que evitan la muerte por sida y ofrecen más vida con mejor calidad: "Afortunadamente, los hombres y las mujeres que desarrollan sida son cada vez menos, ya que disponemos de múltiples herramientas y lo suficientemente buenas como para evitar que alguien infectado por el VIH progrese a sida".
La segunda razón es que se impide la transmisión a otras personas con un importante impacto comunitario: "No debemos ver a las personas que viven con VIH como seres distintos y discriminarlas".

Fuente: Diario Medico.
http://www.diariomedico.com/?gclid=CL6ppoi5tKICFclr4wodBETW5A

No hay comentarios: