Páginas vistas la semana pasada

jueves, 25 de junio de 2009

Noticias e información.


La Comisión Ciudadana Anti-Sida de La Rioja ha cerrado temporalmente el piso para personas con VIH a la espera de que llegue financiación por parte de la Consejería de Salud.



En 1995, la Comisión Ciudadana Anti-Sida de La Rioja ponía en marcha uno de sus proyectos estrella: la creación de un piso de acogida para que los enfermos de VIH se adhiriesen a los tratamientos, saliesen de un entorno muchas veces conflictivo y se socializasen. En casi 15 años, cerca de 300 pacientes han pasado por este piso y los resultados obtenidos han sido «muy positivos», según Javier Pinilla, presidente de la Comisión.
Sin embargo, desde finales de abril, esta historia de integración y desarrollo personal a pesar de la enfermedad vive un receso. El piso se ha tenido que desalojar y los cuatro trabajadores del centro han tenido que dejar sus labores. La razón: que la subvención de la Consejería de Salud que, anualmente, sufraga estos gastos, no ha llegado todavía y la Comisión «está a cero». «Para mantener otros programas sí que hay liquidez, pero el recurso del piso, con sus trabajadores y gastos, no resulta asumible sin la subvención», indica. Desde la Consejería de Salud se explica que no existe «ningún problema» y que el convenio de colaboración se está tramitando «al igual que todos los años».
Pese a este parón, Pinilla es optimista y reconoce que ésta es la primera vez en ese periplo de 15 años que el piso tiene que cerrar sus puertas. «El problema lo han tenido los usuarios y los trabajadores. A los primeros, les hemos distribuido por pisos de otras regiones. A los trabajadores, les hemos tenido que despedir temporalmente porque no les podemos pedir que trabajen gratis si no sabemos cuándo va a llegar la subvención», incide.
Durante el pasado año, la Comisión Ciudadana Anti-Sida recibió de la Consejería de Salud 152.900 euros. Dentro del convenio (de mayo del 2008) se consignaba que el objetivo del piso es ofrecer «a las personas que lo necesitan, un periodo de convalecencia o recuperación, objetivos paliativos o, si llega el caso, morir en condiciones dignas». Además, el convenio especificaba que la Consejería de Salud sufragaría «los gastos de personal y los recursos técnicos y materiales necesarios».
Ahora, la Comisión espera que el convenio se pueda retomar y el piso vuelva a abrir sus puertas para dar tratamiento a los enfermos porque «sigue habiendo mucha gente que necesita un sitio para asegurar su salud y crear hábitos sociales que les permitan reincorporarse a la sociedad».



¿Se puede opositar con VIH? ¿Pueden negarte ver a tu hija? ¿Por qué hay dudas si la ley es clara?


Canalsolidario.org
Asesorar, formar y visibilizar situaciones en las que se vulneran los derechos humanos de personas con VIH/sida. Es la labor del Observatorio de Derechos Humanos y VIH de la Red 2002, que este año ya ha recogido 60 denuncias.
¿Puede opositar a una plaza de la administración pública una persona que vive con VIH?
Sí, tu capacidad laboral para el desempeño de un puesto de trabajo no está mermada por el hecho de vivir con el VIH.
¿Puede negarse mi familia a que pase tiempo con mi hija por tener VIH?
Por el hecho de tener VIH no deben ni pueden negarte ese derecho; si la familia persiste en la negativa puedes acudir al juzgado.
¿Al hacer la revisión médica anual de la empresa, puede el médico informarles de mi estado serológico?
Te asiste el derecho a la confidencialidad, ningún médico, sea particular, de la mutua o de la empresa puede decirle a nadie en tu trabajo, sin tu consentimiento, que vives con el VIH.
Estas son algunas de las preguntas y las respuestas más frecuentes que recoge el servicio de asesoría jurídica en VIH/sida del Observatorio de Derechos Humanos y VIH/sida.El Observatorio lo puso en marcha hace seis años la Red 2002 con la idea de visibilizar casos de vulneración de derechos y trabajar para sensibilizar y luchar contra el estigma y la discriminación. Desde entonces, lleva a cabo campañas divulgativas, realiza formación –sobre todo a profesionales de organizaciones sociales- y presta asesoría jurídica confidencial y gratuita.
En lo que llevamos de año, el servicio de asesoría jurídica ha atendido 60 casos y la cifra "podría superar" la del año pasado, que fue de 131 consultas, advierte Joan Bertran, responsable del Observatorio de Derechos Humanos y VIH/sida. La mayoría de las veces, las personas que llaman lo hacen preguntando cuestiones relacionadas con la vulneración de derechos en el trabajo.
En 2008, buena parte de las consultas correspondieron a temas de empleo, atención sanitaria y bienestar social. Las preguntas, por ejemplo, se referían a dudas como el requisito de la prueba de anticuerpos al VIH para acceder a un trabajo, la obligación o no de ir a los exámenes médicos anuales de la empresa, la actitud "estigmatizadora" del personal médico, el derecho a una pensión o la obtención de un certificado de incapacidad."La discriminación no se da de forma directa, sino por omisión. Pero directa o no, la discriminación sigue siendo discriminación, aunque se le disfrace con otros matices", apunta el informe de consultas de 2008 realizado por el servicio de asesoría jurídica del Observatorio.
Cualquier persona con VIH/sida que piense que se vulneran sus derechos puede contactar con el Observatorio para aclarar sus dudas y ver si efectivamente vive o no una situación de discriminación. En caso afirmativo es asesorada. Como explica Joan Bertran, "no llegamos a denunciar los casos en el juzgado pero siempre que la persona lo desea difundimos su caso para denunciar públicamente su situación".
Noticia en Canalsolidario.org
FUENTE: CESIDA.

2 comentarios:

Menda dijo...

Para otras cosas, siempre hay fondos...asco de país......

Tere dijo...

Esto,querida Lua,es la teoría,la práctica es muy distinta,hay subterfugios legales para hacerle la vida imposible a un seropositivo o a un enfermo de sida,y con la idea de que es una enfermedad crónica y como que,al tener tratamiento,se relativiza su gravedad,muchos enfermos sin historial laboral suficiente no acceden a pensiones decentes,no es igual el panorama para un enfermo que es diagnosticado ahora que el que lo ha sido hace diez,quince o veinte años,el organismo de estos últimos está más deteriorado,con las defensas más disminuidas (nunca se llegan a recuperar todos los T4 perdidos),en fin,la vida para este colectivo sigue siendo duro.
En la administración pública se requiere una declaración jurada y certificados tanto de salud como de penales,habría que comprobar si acceden los nuevos diagnosticados.
Besos y enhorabuena por estos reportajes tan interesantes.