Páginas vistas la semana pasada

viernes, 31 de octubre de 2008

LA IGNORANCIA MATA


Nuna ha sido más acertado el dicho "la ignorancia mata", ya que así ocurre literalmente en Papúa Nueva Guinea, un pequeño estado independiente en Oceanía, al suroeste del Océano Pacífico y al norte de Australia.

Una conocida activista del SIDA allí, Margaret Marabe, denunció el enterramiento de cinco personas con SIDA aún vivas en el trayecto de los cinco meses que estuvo trabajando por las remotas montañas del suroeste de la nación oceánica. Esta activista indicó que esto ocurría debido a la ignorancia y la desidia por parte de las propias familias de las personas con VIH/SIDA que las enterraban vivas para no tener que hacerse cargo de ellas y por temor a infectarse.

Para colmo de males, este pequeño país del Pacífico Sur se está llevando la peor parte de la epidemia, ya que registra el 90% de las infecciones por VIH en la región, según un reciente informe de ONUSIDA. Oficialmente, se calcula que el 2% de los 6 millones de habitantes está infectado con el VIH; sin embargo, los activistas creen que esta cifra es aún mucho mayor. En esta misma línea, según un informe anterior de ONUSIDA, los diagnósticos anuales por VIH se han incrementado en torno a un 30% desde 1997, dejando una cifra estimada de 60.000 personas viviendo con VIH en 2005.

"Vi a tres de esas personas con mis propios ojos. Cuando estas personas se pusieron muy enfermas y sus familiares no pudieron cuidarlas, las enterraron vivas", indicó Marabe.

Según la activista, los aldeanos le dijeron que era común hacerlo. Ella también dijo que una de esas personas gritaba "mamá, mamá", mientras la tierra caía sobre su cabeza.

El VIH/SIDA se propaga en el país, principalmente, a través de las relaciones heterosexuales, la poligamia, las violaciones y la violencia sexual, estas dos últimas prácticas muy extendidas en el país.

El imaginario popular y la negativa a aceptar el VIH hacen que la culpa de la muerte de las personas enfermas recaiga en la brujería. Por ello, algunas mujeres son acusadas de brujería y, grupos organizados, que las responsabilizan de la epidemia, las torturan y asesinan, según indican el gobierno y l@s investgadores. Líderes religiosos también describían cómo pacientes con SIDA eran lanzad@s desde los puentes o l@s dejaban morir de hambre en la parte trasera de las casas, según informaba un corresponsal de la BBC en Australia.

Marabe, quien ahora trabaja en la capital de Papúa Nueva Guinea, Pot Moresby, para una organización voluntaria llamada Igat Hope, indica que las personas que viven en las áreas remotas del país aún continúan sin información sobre el VIH/SIDA.

Además, denuncia que, en esas áreas del país, "no existen centros de formación de consejer@s voluntari@s en VIH. Tampoco existen programas de formación sobre VIH".

Marabe ha apelado al gobierno papú y a las agencias de ayuda para asegurarse de que los programas de concienciación sobre el VIH/SIDA que se llevan a cabo en las ciudades y pueblos se extiendan a las áreas rurales, donde la ignorancia sobre la enfermedad está ampliamente expandida.

Lamentablemente, ´no hay peor ciego que el que no quiere ver´, y las autoridades, entre ellas su secretario de sanidad, el Dr. Nicholas Mann, se excusan argumentando que la pluralidad de lenguas y culturas del país crea dificultades para hacer llegar el mensaje sobre el VIH/SIDA a toda la población. Sólo cabe esperar que el actual primer ministro papú tome conciencia de la brutalidad y salvajada que, en pleno siglo XXI, se está concibiendo en su país y se dé cuenta de que la isla, además, se está enfrentando a la peor catástrofe de SIDA en la región.

4 comentarios:

DianNa_ dijo...

Me dejas pasmada, no tenía ni idea de este tema, gracias por postearlo.

La música, pon en youtube "in nomine" y te saldrán las canciones del grupo.

Gracias por tu visita y dejar huella, espero que sigamos en contacto :)

Besos

Lúa dijo...

a ti wapa por visitarnos!

La Menda. dijo...

Si me hubiese preguntado por los antecedentes, entonces si que hubiese tenido un problema, jajajaja.

Gracias por la visita y, sorprendentemente, ESTUPENDO BLOG.

Carlos Sousa dijo...

Demasiado fuerte, ver para creer, nunca me imaginaría algo por el estilo.